ADICCIONES EN LOS JÓVENES

UN GRAN PROBLEMA: LAS ADICCIONES EN LOS JÓVENES       Hoy en día vivimos en una sociedad hiperconectada y con sobredosis de información. De esta forma, los niños de esta generación llegan a la adolescencia mucho más preparados para afrontar los desafíos de la vida y mucho más conscientes de todo lo que ocurre a su alrededor; pero también mucho más vulnerables a los peligros.

 

Al contrario de lo que ocurría en generaciones anteriores, los jóvenes de hoy en día tienen al alcance de su mano casi todo lo que deseen: desde información sobre la Segunda Guerra Mundial hasta información sobre drogas. En consecuencia, los jóvenes están insensibilizados a las consecuencias de las drogas y las empiezan a ver como algo normal que mucha gente de su alrededor consume.

 

Todo esto conlleva a que empiecen a perderle el miedo a las drogas y a curiosear sobre las mismas. Así pues, es un hecho que en la actualidad los jóvenes empiezan a probar las drogas mucho más pronto que hace unos años; concretamente la marihuana, el hachís y la cocaína. Por tanto, es muy importante ser conscientes del problema que se está posando frente a nosotros: las drogas son cada día más accesibles para los jóvenes.

 

  • ¿Cuál es el problema?

 

            Muchas veces los adultos no son conscientes o no quieren ser conscientes de que sus hijos tienen un problema de adicción a las drogas. Pues bien, taparse los ojos no es una solución que ayude a nadie, por lo que lo más correcto es intentar aceptar el problema y buscar una solución. De hecho, muchos adultos se niegan a admitir las adicciones de sus hijos por miedo a las consecuencias sociales. Este miedo impide poder actuar de forma prematura y obliga a los profesionales de la salud a lidiar con muchos más escollos para ayudar al adolescente.

 

Según los expertos, los adolescentes son proclives a la adicción porque están buscando placer. La mayoría de ellos están alienados ante las normas sociales y lo que buscan es una forma sencilla de liberarse y conseguir un poco de placer fuera de leyes, normas, obligaciones y estrés. Hoy en día, 3 de cada 10 jóvenes consume alguna sustancia estupefaciente y 6 de cada 10 ha admitido haberlo probado alguna vez… ¡Y eso sin incluir el alcohol!

 

Aunque no suele considerarse un problema de gran importancia social, lo cierto es que las adicciones de jóvenes pueden traer consecuencias nefastas para el futuro:

 

  • Riesgo de accidentes
  • Riesgo de fracaso escolar
  • Insolvencia económica
  • Fatiga y estrés
  • Dependencia psicológica del consumo
  • Cirrosis
  • Hepatitis
  • Pérdida de autoestima

 

Pues bien, aunque puedan parecer muchas consecuencias, lo cierto es que la lista es mucho más larga. Esta solo es una pequeña muestra de todas las consecuencias que tiene tomar drogas cuando eres joven.

 

 

           

  • ¿Cómo se puede prevenir?

 

            Es muy importante que se conozcan todos los síntomas que indican que un adolescente es adicto a las drogas para poder atajar el problema antes de que se convierta en un verdadero problema grave. Por tanto, vamos a ver cuáles son estos síntomas:

 

  • Comportamiento errático del menor
  • Aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial
  • Ansiedad
  • Náuseas
  • Pérdida de interés en sus aficiones y vida laboral
  • Descuido de la propia imagen personal.

 

Es importante recalcar que sufrir uno de estos síntomas no implica “per se” sufrir una adicción a las drogas pero sufrir la mayoría de estos síntomas sí que podría hacerlo. Por tanto, si notas que tu hijo ha cambiado sus pautas de conducta, su aspecto y sufre problemas para conciliar el sueño es importante que no le quites el ojo de encima.

 

Pero tan importante como saber detectar un problema es saber prevenirlo antes de que ocurra, por lo que vamos a ver cuáles son las formas en las que se puede prevenir este problema:

 

  • El primer paso es sentarte a hablar con tu hijo y preguntarle cómo se siente. Hacerle saber que tiene tu apoyo en todo lo que necesite en la vida y que vas a estar con él pase lo que pase. Es importante que sienta que comprendes su situación, ya que si te pones duro o agresivo con él seguramente sea peor.
  • El segundo paso es hablar con él para que entienda que tiene un problema y que se puede solucionar. Al igual que en el paso anterior, la comprensión y el talante es tu mayor arma para llegar hasta él. Es muy importante que él mismo se de cuenta de que tiene un problema y que puede superarlo con tu apoyo.
  • Por último, el tercer paso es acudir a especialistas que le ayuden y asesores para poder evitar consumir drogas en su tiempo libre. De esta forma, puede cambiar su opinión respecto a las mismas.

 

Estos tres pasos son muy importantes para evitar que el consumo se convierta en un grave problema de adicción que realmente afecte a su día a día.

 

  • ¿Cómo se puede tratar?

 

            En el caso de que no hayas podido prevenir la adicción del joven, es importante que sepas como puedes tratar su adicción para minimizar sus efectos y para curarse poco a poco.

 

Obviamente, la forma más sencilla de tratar este problema es apuntando al adolescente a alguno de los centros de desintoxicación que haya en tu zona. Los especialistas de dichos centros le ayudarán a ganar la suficiente fuerza de voluntad para dejar las drogas. Además, es recomendable que aportes comprensión y un hombro en el que apoyarse siempre que lo necesite. Como hemos dicho anteriormente, es muy importante que no se sienta solo en estos momentos tan duros para él, así que el apoyo es un pilar básico en la recuperación.

 

En definitiva, el consumo de drogas entre adolescentes está a la orden del día y es muy importante evitar que muchos de ellos caigan en la adicción a estas sustancias. Por tanto, debemos concienciarnos nosotros y concienciar a las generaciones futuras del daño y problemas que causa la droga en las personas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *